sábado, 18 de mayo de 2013

Ante mi “blog en blanco”

Mucho se ha escrito sobre la “página en blanco”, fenómeno que a tantos escritores ha desvelado. Poco o nada he encontrado sobre el fenómeno (pariente de aquel primero) del “blog en blanco”. En realidad nunca hice conciencia de este problema pudiese darse hasta verme sentado frente a mi computadora; listo para escribir el primer post de este blog, pero huérfano de “brillantes e iniciadoras” ideas. Después de algún tiempo imitando la famosísima estatua de Auguste Rodin, y gracias a un electrificante insight que casi me hace saltar de la silla, me percaté que el mejor tema para comenzar este blog, son los blogs.

Qué esto es un blog, a pocos les quedará duda, pues se ve justamente como debe visualizarse un blog. Lo seguro es que no muchos tienen total certeza de qué significa en realidad tener un blog. Detengámonos un poco para rumiar algunas ideas al respecto.

Nos informa la moderna, y no siempre confiable, Wikipedia, que “un blog (en español, sin comillas ni cursiva, también bitácora, cuaderno de bitácora, ciberbitácora o ciberdiario) es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente”. Interesante definición que en realidad no aporta mucho a la comprensión del fenómeno que nos ocupa. (1)

Para saber realmente de qué va todo esto de los blogs, podríamos bucear un poco en la historia de los mismos. Nos cuenta Cesar Pérez Carballada en su blog (ya esto me está sonando a fiebre blogística) que el fenómeno comienza en 1994 cuando “un estudiante universitario creó su página web personal llamada “Links from the underground” (www.links.net) donde comentaba las pocas páginas web de aquel entonces, aunque poco a poco fue derivando el contenido de la página hacia él mismo hasta que en Enero de 1996 comenzó a publicar un diario online con ideas personales, dando luz a lo que se puede considerar el primer blog de la historia” (2). Por supuesto aun el término “blog” no se usaba aun para designar “eso” que ya comenzaba a cocinarse en el ciberespacio. La primera referencia que se (re)conoce de un término parecido es “WebLog”, acuñado por el escritor Jorn Barger en Diciembre de 1997. La palabra seria una especie de contracción de la frase “anotar sobre la red” (logging the web). La forma corta, “blog”, fue acuñada posteriormente por Peter Merholz, quien dividió la palabra weblog en la frase we blog (tal vez para significar “nuestro blog” o “nosotros blog-eamos”) en la barra lateral de su blog Peterme.com en abril o mayo de 1999.

Durante los primeros seis años de este siglo el “blogging” comenzó a extenderse como práctica digi-social de relevancia cultural, tal es así que Merriam-Webster (la importante editorial estadounidense que se especializa en libros de referencia y diccionarios) proclamó “blog” como la palabra del año en el 2004 (3). Según apuntan algunas estadísticas (4) existen en la actualidad más de 133 millones de blogs en todo el mundo, en los que se publican 900 mil post diarios, siendo estos uno de los componentes fundamentales de los “social media”.

Después de recorrer la historia de los blogs, aun no estamos en condiciones de definir que son estos, sin embargo podemos afirmar con total seguridad este “coco” tiene ya un montón de agua dentro, y la que le falta… diría un personaje de un dibujo animado cubano. La clave para saber definitivamente qué es un blog (sobre todo en esta “isla en peso”) está en las respuestas a las constantes y necesarias preguntas filosóficas ¿por qué? y ¿cómo?

Buscando información para responder la primera de las interrogaciones encontré que Technorati (motor de búsqueda de Internet para buscar blogs, que compite con Google, Yahoo!, PubSub e IceRocket) en un estudio realizado en el 2011 entre 4.114 blogueros los clasificó en cuatro grupos. “Según ese estudio, en primer lugar están los “hobbistas” (el 61% de los blogs) que escriben por diversión y no perciben ningún ingreso por sus blogs, después están los “profesionales” que se dividen en “part-time” (13% del total) si perciben un ingreso pero no consideran al blog como su actividad principal, y los profesionales “full-time” (5%) que son independientes y consideran al blog como su actividad principal. También están los “corporativos” (8%) que son aquellos que escriben para una empresa como empleados y finalmente los “emprendedores” (13%) que escriben para una empresa de la que son dueños”(5). Llevando esta clasificación al entorno digital cubano entonces yo caería en el primer grupo, muchos de nuestros periodistas de los medios nacionales y provinciales serían “profesionales-part-time” y los demás grupos prácticamente no existen. En otras palabras las motivaciones fundamentales no son monetarias, los bloggers escriben fundamentalmente para:

1- compartir conocimientos y experiencias.

2- escribir sobre temas de su interés.

3- involucrarse en temas que consideran apasionantes; también lo hacen (a veces) para ganar el reconocimiento de otros.

Ya sabemos qué motiva a las personas a llevar un blog entonces podríamos pasar a la siguiente pregunta. ¿Cómo lo hacen? Sobre esto hay una sola verdad, cada cual lo hace a su manera. Yo intentaré descifrar la mía sobre la marcha. Ahora que ya he escrito (digitado) en mi “blog en blanco”, entonces estoy en condiciones de decirles qué es un blog; (OJO) para mí.

Un blog es un espacio digital; democratizante y liberador, donde se puede escribir utilizando las formas más variadas sobre el o los temas que mejor se ajuste a los deseos del blogger que lo desarrolla. Los textos en un blog (post según la jerga informática) pueden ir de un extremo teórico (ensayo de por medio) a otro catártico (descarga cuasi alcohólica), pueden ser propios (al menos creerlos así) o ajenos (legítima era esta del copy-paste), pueden a veces no ser (6). En fin, coincido con Elaine Díaz Rodríguez cuando expresa que en un “espacio donde convergen tantas voces el blogs es, además, un nudo (ocasionalmente en la garganta) (7) entre un autor y sus lectores, entre un blogs y otros blogs.” (8)

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Blog

(2) http://marketisimo.blogspot.com/2012/05/han-muerto-los-blogs.html

(3) http://marketisimo.blogspot.com/2012/05/han-muerto-los-blogs.html

(4) http://www.gran-angular.net/datos-curiosos-web-20-estadisticas-google-youtube-twitter-wikipedia-facebook-blog-blogosfera/2009/01/17/

(5) http://marketisimo.blogspot.com/2012/06/como-lograr-que-los-bloggers-hablen-de.html

(6) Se aconseja no citar en trabajos “científicos” esta definición, la cual tiene solo (como si hiciese falta algo más) un valor vivencial.

(7) El comentario entre paréntesis es mío.

(8) Elaine Díaz Rodríguez (2008) “Prácticas comunicativas en Internet”. Tesis de licenciatura en periodismo. Universidad de la Habana.