sábado, 5 de octubre de 2013

La radios universitarias también pueden aportar a la actualización en Cuba

Hace varios días me encuentro en Colombia, Bogotá, participando en el II Encuentro de Radios Universitarias de Latinoamérica y el Caribe. Llegué a este evento invitado por mi rol de Jefe de Departamento de Comunicación Institucional de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas y, por supuesto, de la radio del Centro. En apenas dos días (y esto aún no se acaba) he aprendido mucho, pero una cosa me ha marcado definitivamente, y ha sido comprobar que la mayoría de las radios universitarias aquí presentes son medios comprometidas con las sociedades donde están insertas. Pensando entonces en Cuba hay una pregunta que ha comenzado a darme vueltas en la cabeza: ¿Qué papel deben jugar las radios universitarias en la actualización del modelo cubano?
Las radios universitarias en Cuba no son radios en el sentido estricto de la palabra. Con la excepción de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) y nosotros (UCLV) las radios universitarias cubanas no pasan de ser radiobases colocadas en pasillos o espacios sociales, transmitiendo programas casi “en vivo” por altoparlantes. Aun así, las ideas que me propongo abordar en este post son igualmente válidas para todas las radios universitarias cubanas.
Hoy le escuché decir a Fabrizio Mejias Madrid, que “las radios universitarias están a medio camino entre los medios tradicionales y los medios alternativos”. Esta idea me parece interesantísima, si estamos en medio entonces podemos darnos el lujo de tomar los mejor de ambos polos. De los medios tradicionales tomaría alcance; mientras de los medios alternativos me quedaría con la capacidad de innovación. Así construiríamos unas radios universitarias con voces propias.
Hoy los proyectos radiales universitarios se limitan a los campus, en los mejores casos, o a la zona que alcanza el audio de altoparlantes. Estos medios pueden, y deben, jugar un papel en la formación del estudiantado, pero también pueden orientarse a la sociedad. Es decir, mi opinión es que las radios universitarias en Cuba deben salirse ya de los campus, volcarse a la sociedad para ayudar en la actualización que estamos llevando a cabo. Es posible que en la nueva ley de comunicación que se está elaborando no aparezca aun las radios universitarias como figuras mediáticas, y es lógico, apenas existen como medios consolidados, pero con el tiempo esta carencia se convertirá en una asignatura pendiente.
Ahora me gustaría detenerme un momento en algunas de las ventajas que creo tienen las radios universitarias. La más importante ventaja es el acceso inmediato a fuentes con un extenso conocimiento, teórico y práctico, de la realidad cubana. En estos momentos nuestra sociedad está cambiando “sin prisa, pero sin pausa” y muchas de las medidas se están tomando con la asesoría de equipos de investigadores radicados en las universidades. Las radios universitarias valiéndose de la presencia de esos profesionales en los mismo campus, llevándolos a los estudios o espacios creados para las radios, podrían transmitir las experiencias de esos equipos de trabajo de primera mano a todos los radioyentes.
Por otra parte hoy se habla de darle protagonismo a los jóvenes, entonces qué mejor forma de hacerlo que aumentar el alcance de esos medios que son producidos por ellos, pero con temas de interés para todos. Las radios universitarias además pueden jugar un papel vital en el diálogo intergeneracional, un tema también que es prioridad para nuestro país. Se me ocurren un montón de ventajas más, pero por el momento lo dejo hasta aquí, pues tengo que seguir “conectado” al evento y aprendiendo para llevarme a Cuba todas las experiencias positivas de este encuentro.